CURIOSIDADES DEL UNIVERSO

Durante la sesión de hoy hemos tratado de acercar algunas curiosidades acerca del universo a nuestros niños de una manera algo más lúdica. 

En un primer momento, aprovechando los recursos tecnológicos, a través de la presentación de la aplicación “Mapa Estelar” acercamos los planetas, las constelaciones, las estrellas…, a los niños que están en su habitación. 


Tras una breve explicación de qué son las nebulosas realizamos nuestra primera actividad, creando con pintura, purpurina, algodón, agua y un tarro de cristal nuestra propia nebulosa, a la que ponemos nombre y elegimos sus colores y formas. 


Ya en sala, junto con otra de las niñas, disfrutamos de actividades variadas relacionadas con el universo, despertando su curiosidad con diversas cuestiones, como por ejemplo: ¿Cómo podemos llegar a los planetas?, ¿hay vida?,…, lo cual nos sirve como introducción a cada una de las actividades. 

 

Con un rollo de papel higiénico, papel de seda, un trozo de goma y algunos gomets hacemos volar nuestra imaginación creando nuestro propio cohete, que ¡hasta vuela!, para después con un pompero hacer nuestros propios planetas y lanzar el cohete hasta los mismos. 

Realizamos también un marcapáginas con forma de marciano, para lo que utilizamos un depresor, plastilina, lana y cola blanca, para que cuando leamos nuestros libros sobre las estrellas no nos perdamos en el universo de sus páginas. 

Por último, llevamos a cabo la realización de los pasajeros de la nave, ¡unos marcianos!, los cuales hacemos con unos tapones de detergente, bola de poliespam y algunos limpiapipas. 

A lo largo de cada una de las actividades hemos intentado acercar la amplitud del universo a la cercanía más observable, para que la próxima vez que miremos al cielo podamos ver algo más que las estrellas y disfrutar de todo lo que nos rodea. 

Lo mejor que creemos nos llevamos de este rato con los niños son las ganas de luchar, de esforzarse por realizar las actividades propuestas aunque el cansancio era notable, dándonos una buena lección de que con optimismo e ilusión el mundo funciona mejor.

¡Gracias chicos! ¡Gracias equipo! 

Daniel Palazón Monreal, maestro colaborador en el programa

de artes plásticas “maleta de colores” 

Y

Antonio González Garnés 

 

Anuncios

LA MÚSICA… ¡QUÉ GRAN INVENTO!

Magnífica sesión hospitalaria sobre el tema UN GRAN INVENTO: LA MÚSICA. Partiendo de los materiales que nos brinda la naturaleza, mostramos como podrían haber sido inventados algunos de los instrumentos que les mostramos y que los alumnos manipulan para crear ritmos y acompañar canciones.
 
También les mostramos como fueron inventadas las notas musicales por el gran matemático y filósofo Pitagoras, mostrándoles una cuerda tensa en una tabla de madera fabricada por nosotros y dividiéndola en mitades, tercios, cuartos, etc, obtenemos la 8ª, la 5ª, la 4ª, y así, las demás notas sobre las cuerdas de la guitarra.
 
Luego interpretamos con ellos la canción sobre las notas musicales SIETE SON, SUENAN BIEN y otras canciones de jazz con saxo (invento de Adolfo Sax) y guitarra, así como otras canciones de películas con dos flautas y con armónica e instrumentos de percusión. Hacemos juegos rítmicos con vasos y prosodias verbales acompañadas con instrumentos de percusión.


 
Observamos que los niños se lo están pasando bien y nosotros disfrutamos con ellos también.

Patricio Conesa y Baltasar Sánchez, profesores de música colaboradores en el programa “Música los Jueves”

 

LA CONQUISTA DEL ESPACIO

La pasada sesión en el aula de pediatría del Hospital Virgen de la Arrixaca supuso, una vez más, una oportunidad para poder poner en práctica actividades que resultaron muy sugerentes en el aula de música de mi centro de referencia en un entorno mucho más complejo.

Sin embargo, la buena disposición de los niños y la ayuda constante de los compañeros allí hizo que se pudiera desarrollar de nuevo una sesión exitosa, en la que los alumnos disfrutaron de veras. Esa es sin duda la mejor recompensa.

La temática elegida, que pivotaba en torno al espacio, facilitó que la sesión incluyese audiovisuales muy sugerentes para ellos. Todo ello revirtió en una gran satisfacción, al ver que el trabajo tenía la recompensa de ver a los niños alegres disfrutando del canto, los instrumentos y los ejercicios rítmicos, así como de la danza aquellos que pudieron llevarla a cabo.

Juan Carlos Montoya Rubio, maestro de música colaborador en el programa “música los viernes”

 

LAS DESCONOCIDAS COMETAS DE CALDER

Son conocidas las famosas esculturas móviles de Calder. La propuesta para Maleta de Colores arranca de ahí, de su trabajo. Desconozco si alguna vez Calder construyó una cometa. Viviendo la pasión del Circo, conociendo sus fabulosos circos de pulgas amaestradas, posiblemente se vio tentado a volar alguna para algún niño.

El trabajo docente en Oncología, a través del Proyecto de Maleta de Colores, tiene que lidiar inevitable e íntimamente con los procesos hospitalarios, que son los que marcan los tiempos y espacios.

Tiempos que pueden ser cortos o largos, continuos o interrumpidos. Espacios que pueden darse en la propia habitación o en la salita que hay en el box médico, un espacio para visitas y encuentro de madres y padres.

Pero también y sobre todo hay que lidiar con la enfermedad, con el estado del cuerpo, con la dificultad para dedicar energías a aprender o realizar alguna actividad.

Desde Maleta de Colores se proponen actividades lúdicas relacionadas con la plástica, evocando el disfrute con el arte.

Aún así, en esta ocasión no pudimos trabajar con ningún niño. La evolución de los niños hospitalizados no permitió más que uno de ellos acudiera a regañadientes a la salita con su madre. Desde el principio se negó a participar. Hay que asumir la negación. Como en todo proceso educativo, las emociones forman parte íntimamente del aprendizaje.

Y éstas apuntan en el hospital al desarraigo del niño, a cómo asume o etiqueta el colegio del hospital, y a la relación con los adultos que lo acompañan.

En este caso con mamá.

Así que el trabajo se dio con esta madre y un padre que pasaba por allí para desayunar algo. Fue como atender en tutoría la visita de padres en un centro ordinario de enseñanza.

Aparecían las preocupaciones y miedos sobre la enfermedad y la evolución que tendrían sus hijos. También la ansiedad del retraso que están sufriendo en su escolarización y de cómo compensar todo eso.

La enfermedad es una enorme prueba para un niño, pero también para su familia y sobre todo para los padres. Por eso dialogar sobre los miedos y desde la resiliencia es apoyar toda la red familiar.

Luego los maestros del hospital estuvimos creando y pintando.

Surgió cambiar la propuesta inicial de hacer móviles con materiales sencillos por realizar cometas decoradas.

Nuestro trabajo plástico se desarrollaba y el niño dejó la tristeza y se interesó sonriente por lo que allí surgía, siempre en el regazo de su madre del que no se separó.

Mantuvo su negación a participar, y eso hay que respetarlo también. Pero al menos pudo ser espectador y sorprenderse en el mirar, y hasta cierto punto disfrutar.

 Las cometas volaron torpemente por el set de Oncología.

El niño reía, viendo las tonterías de los maestros.

También reía porque las cometas planeaban un poco.

 Y aunque allí dentro el espacio era pequeño, aquel niño soñaba con volarla en el campo, junto a papá y mamá, el día en que saliera del hospital.

Nuestros sueños son como las cometas  volando por el cielo.

Francisco Riquelme Mellado,coordinador de los programas de artes plásticas de las aulas hospitalarias

 

Edhospi Difusión


Tradicionalmente, las aulas hospitalarias han sido concebidas como un servicio que aporta beneficios educativos y atención escolar de los menores hospitalizados entre los tres y los diecisiete años. En este momento de cambio educativo es imprescindible repensar su papel y actualizarlo hacia actuaciones profesionales capaces de conjugar la realidad social educativa, y la situación contextual hospitalaria de cada niño, con las necesidades psico-sociales y educativas que se les demanda a los ciudadanos del siglo XXI.
Según la Asociación Europea de Pedagogos Hospitalarios –HOPE– todavía resta mucho camino por recorrer. Uno de las líneas de trabajo a conquistar debe centrarse en la construcción de una cultura y una pedagogía con rasgos comunes e identificables en las aulas hospitalarias. Esta es la razón de ser EDhospi.

Proyecto Edhospi
Hay cuatro elementos de la acción educativa hospitalaria que nos dan las claves para el desarrollo de una nueva pedagogía hospitalaria: (1) la flexibilidad en el desarrollo de los procesos; (2) el uso de recursos didácticos ajustados al contexto, creativos y motivadores; (3) la transformación de un momento adverso en la vida de las personas en la vivencia de una experiencia de aprendizaje memorable y positiva , y (4) el uso de las TRIC como medio de comunicación, de información, de relación y mejora educativa.
En el IV encuentro de Buenas Prácticas TIC en educación presentamos el proyecto EDhospi. 
EDhospi es un proyecto colaborativo, seleccionado en la convocatoria PROMECE del MCDE para implementar un proceso de mejora profesional docente en un entorno TRIC. Consiste en un proyecto colaborativo coordinado por el Equipo de Atención Educativa Hospitalaria y Domiciliaria de la Región de Murcia, junto con el Aula Hospitalaria Las Andoriñas, de La Laguna (Tenerife) y la UPH del Hospital La Fe de Valencia.
El proyecto EDhospi se fundamenta en la creación y desarrollo de un espacio tecnológico cuyo objetivos son: crear redes de colaboración y cooperación entre profesionales; generar oportunidades y espacios para compartir y comunicar experiencias y posibilitar que los aprendizajes que se desarrollen sean memorables y capaces de trascender a la situación hospitalaria para convertirse en un valor para la vida cotidiana de los alumnos que atienden.
En definitiva EDhospi se trata de una innovadora apuesta por el desarrollo de la Sociedad de la Información y el Conocimiento (SIC) en la docencia hospitalaria que busca la cualificación profesional autónoma y colaborativa de los docentes que la desarrollan y a la generación una cultura tecnológica aplicada al desarrollo de la en pedagogía y la enseñanza hospitalaria, a través de la cocreación y el acceso a espacios de información y conocimiento específicos y compartidos.
EDhospi nace como impulso y desarrollo de una nueva pedagogía hospitalaria que apueste por una manera específica de enseñar y aprender, que sitúe a la pedagogía hospitalaria en la senda de los procesos de mejora e innovación educativa del siglo XXI.

Arcoíris de las emociones

Os dejamos el “arcoiris de las emociones” que hicimos con la seño Natalia, en “Martes con Arte”. Aprendimos que cada color va asociado a una emoción distinta. También aprendimos qué colores tiene el arcoiris y el lugar de cada color… Ja, ja, ja, ja… ¿Adivinas mirando la foto de nuestro mural dónde nos equivocamos?
 
 
Otra propuesta: decidnos cuál es vuestro color favorito y por qué. ¿Qué emociones os despierta ese color? ¡Esperamos vuestros comentarios!

LIBRO PARA LA CLASE: MI PERSONA FAVORITA ES… (San Valentín)

 

Objetivo: Trabajar
las emociones. 

Actividad: Hacer
un dibujo sobre su personaje favorito del hospital para San Valentín que se incluirá en un
libro de la clase.


Materiales:

  • papel de construcción
  • marcadores/crayolas/lápices de colores
  • pegatinas/brillo/escarcha
  • cola

Actividad: 

  1. Lo primeros es hacer con el grupo la
    portada para el libro de la clase, decorándola con las pegatinas y escribiendo
    el titulo el  libro: Mi persona favorita es…
  2. Se reparte un papel de construcción a cada alumno.
    Explica que cada uno escoja una persona que aprecien mucho del entorno hospitalario. Puede ser un sanitario, docente, familiar, amigo,
    etc. 
  3. En la hoja deben hacer un dibujo que muestre porque esa persona es tan
    especial. 
  4. Luego, deben escribir una pequeña descripción de sus dibujos. 
  5. Al
    final se laminan las hojas y se crea el libro, el cual se discute en clase y
    hasta pueden turnarse para que cada uno se lo lleve a casa para mostrarlo.