Presentando EDHospi en BBPP CITA

Tradicionalmente, las aulas hospitalarias han sido concebidas como un servicio que aporta beneficios educativos y atención escolar de los menores hospitalizados entre los tres y los diecisiete años. En este momento de cambio educativo es imprescindible repensar su papel y actualizarlo hacia actuaciones profesionales capaces de conjugar la realidad social educativa, y la situación contextual hospitalaria de cada niño, con las necesidades psico-sociales y educativas que se les demanda a los ciudadanos del siglo XXI.

Según la Asociación Europea de Pedagogos Hospitalarios –HOPE– todavía resta mucho camino por recorrer. Uno de las líneas de trabajo a conquistar debe centrarse en la construcción de una cultura y una pedagogía con rasgos comunes e identificables en las aulas hospitalarias. Esta es la razón de ser EDhospi.

Proyecto Edhospi
Hay cuatro elementos de la acción educativa hospitalaria que nos dan las claves para el desarrollo de una nueva pedagogía hospitalaria: (1) la flexibilidad en el desarrollo de los procesos; (2) el uso de recursos didácticos ajustados al contexto, creativos y motivadores; (3) la transformación de un momento adverso en la vida de las personas en la vivencia de una experiencia de aprendizaje memorable y positiva , y (4) el uso de las TRIC como medio de comunicación, de información, de relación y mejora educativa.
En el IV encuentro de Buenas Prácticas TIC en educación presentamos el proyecto EDhospi. 
EDhospi es un proyecto colaborativo, seleccionado en la convocatoria PROMECE del MCDE para implementar un proceso de mejora profesional docente en un entorno TRIC. Consiste en un proyecto colaborativo coordinado por el Equipo de Atención Educativa Hospitalaria y Domiciliaria de la Región de Murcia, junto con el Aula Hospitalaria Las Andoriñas, de La Laguna (Tenerife) y la UPH del Hospital La Fe de Valencia.
El proyecto EDhospi se fundamenta en la creación y desarrollo de un espacio tecnológico cuyo objetivos son: crear redes de colaboración y cooperación entre profesionales; generar oportunidades y espacios para compartir y comunicar experiencias y posibilitar que los aprendizajes que se desarrollen sean memorables y capaces de trascender a la situación hospitalaria para convertirse en un valor para la vida cotidiana de los alumnos que atienden.
En definitiva EDhospi se trata de una innovadora apuesta por el desarrollo de la Sociedad de la Información y el Conocimiento (SIC) en la docencia hospitalaria que busca la cualificación profesional autónoma y colaborativa de los docentes que la desarrollan y a la generación una cultura tecnológica aplicada al desarrollo de la en pedagogía y la enseñanza hospitalaria, a través de la cocreación y el acceso a espacios de información y conocimiento específicos y compartidos.
EDhospi nace como impulso y desarrollo de una nueva pedagogía hospitalaria que apueste por una manera específica de enseñar y aprender, que sitúe a la pedagogía hospitalaria en la senda de los procesos de mejora e innovación educativa del siglo XXI.

Una experiencia grupal y cooperativa

 

Cada sesión en el cole del hospital es una aventura emocional que se desarrolla en el encuentro entre personas. Los niños llegan con sus procesos personales y particulares. De ahí que sea natural que aparezcan resistencias a no querer participar o implicarse poco en la propuesta; sobre todo cuando la propuesta busca conectar con uno mismo y no distraerse.
Esa conexión al principio puede ser incómoda o dar miedo, sin embargo al final trae el equilibrio de la regulación emocional, como base para la autogestión de los problemas o conflictos del niño.
No se trata de un taller terapéutico, este no es encuadre; pero la actividad plástica de por sí trae ese estado de flujo que permite esa regulación o calma de las emociones, y al poco todos van entrando a su ritmo, a su manera, con su particular forma de sentir.
Lo importante es que como docentes no forcemos con exigencia a los alumnos, sino dejarles un espacio de autorregulación emocional y de contención en el que vaya aflorando la confianza en uno mismo para dejarse disfrutar en lo que se propone como actividad.
La maestra Ana gestiona muy bien al grupo, conoce a los chicos y sabe cómo hacerles participar; te apoya, actúa y sugiere para que algunas dinámicas funcionen mejor.
Los pequeños estuvieron con sus actividades y en momentos seguían el juego de los mayores de descubrir con qué objeto se estaba acariciando, las tres técnicas de masaje (lluvia, río y olas) y entraron de lleno en la pintura de dedos.
Se ve necesario el aplicar con cierta continuidad algunas de estas técnicas de mindfullness para que los chicos puedan participar con mayor implicación (son un aprendizaje en sí mismas).
Personalmente he disfrutado mucho con la interacción con las niñas y niños, desde un sagrado respeto por su profunda y bella singularidad, por la fragilidad dado su estado de hospitalización y el agrado de haber participado en un entorno educativo en el que se cuida al menor y se le respeta, bases asentadas por la maestra de primaria al cargo, Ana. Sin duda es una profesional que pone en corazón en el aula, y ese trato emocional los niños lo sienten y agradecen.
 Francisco Riquelme Mellado, coordinador de los programas de artes plásticas
en las aulas hospitalarias

 

Cómo me siento

Cuando ingresé en el hospital realicé una encuesta sobre las emociones.  Como trabajo de aula durante mi ingreso me propusieron plasmar mis emociones al ingresar en el hospital,  podía elegir diversas técnicas, pero yo he preferido expresar lo que sentí con un collage fotográfico realizado con PicsArt.

He podido expresar mi soledad,  tristeza,  aislamiento y agobio del primer día de ingreso.  Ahora que me voy puedo contaros que no me siento sola porque he conocido a otros chicos y chicas en el aula hospitalaria.  Tampoco me siento agobiada,  porque estoy curada y me voy ya;  y no estoy triste . He hecho amigos y y tengo un buen recuerdo de las mañanas compartidas con otros chicos en el aula y de lo que he aprendido, de las visitas de mis amigos,  del personal sanitario siempre con la sonrisa en la boca,  de los profes del hospital que me han hecho trabajar y expresar mis sentimientos. Muchas gracias a todos.

¿Cómo te sientes tú?  ¡Cuéntanoslo!

Nombre: Paula Sinai Martínez Romero

13 años 

Aula Hospitalaria Reina Sofía Murcia