SEMANA DE HÁBITOS SALUDABLES… CON LA FRUTA SÍ SE JUEGA

Concebimos la sesiòn de hoy como una forma de explorar la creatividad de los alumnos por medio de la experimentación con formas y figuras con las que están familiarizados, como el caso de frutas, verduras y hortalizas, para darles un uso totalmente diferente al que tienen de en la vida cotidiana, en este caso para asociacarlas y convertirlas en partes de una cara, en orejas, en ojos, en labios o en partes de un cabello, para crear de esta forma un rostro único y original.  Para este trabajo nos inspiramos en la obra del artista francés (……) , pionero en la utilización de este curioso recurso plástico, mostrándole a los niños los ejemplos màs ilustrativos de su obra.

Para amenizar la sesión y hacerla más lúdica y atrayente para los niños, hemos incluido la lectura de cuentos que abordan la importancia de tener una alimentación saludable, como “La oruga glotona” y “El pollo Pepe”, además de la realización de diversos juegos, como completar puzzles en equipos o el adivinar frutas por medio del tacto.

A parte del desarrollo de la sesión sobre hábitos saludables, para mi ha sido importante conectar con el interés de los alumnos, dibujando pósters para que decoren sus habitaciónes, adaptándo estos a las necesidades del contexto en el que nos encontrábamos, representando a sus personajes de dibujos y héroes favoritos vestidos con las batas del hospital o proyectando con sus superpoderes el nombre de los alumnos de hoy. 
Resalto la colaboración encomiable y actitud positiva de los niños a pesar de las dificultades físicas y la implicación del personal docente del hospital.  Como siempre, un gran placer colaborar con ellos.

David Miñarro Motos, maestro colaborador en el programa

de artes plásticas ” Maleta de colores”

Anuncios

COCINEROS POR UN DÍA

Asistir un día al aula hospitalaria es una experiencia inolvidable.  Las emociones que se experimentan  son una mezcla difícil de expresar, por un lado sientes miedo  a lo desconocido, que te hace sentir cierta inseguridad, pero por otro lado te sientes muy feliz de saber que vas a ser capaz de hacer que los niños se olviden de sus enfermedades y dolores, aunque solo sea por unas horas. Algo similar a la experiencia que vive  un niño en su primer día de colegio.

.

 

Hemos preparado actividades relacionadas con la comida  ya que  el tema propuesto para trabajar en el aula era  la alimentación y hábitos saludables. Para ello hemos jugado a ser cocineros por un día. Hemos utilizado la técnica de la estampación con  diferentes frutas y verduras para decorar  un delantal elaborado por los propios niños. Con nuestro delantal ya preparado hemos construido la pirámide de los alimentos teniendo en cuenta los que son adecuados para la diabetes y no favorecen la obesidad. Finalmente  hemos elaborado ricos y saludables helados de sandía.

Algunos  niños  han llegado al aula  con miedo, no querían que sus padres se alejaran, pero poco a poco han empezado a sentirse  seguros  y se han involucrado en las diferentes actividades desde el principio hasta el final. Han pasado del miedo al desconocimiento de la sala, las maestras, los compañeros a sentirse alegres y felices, llegando a olvidarse por completo de cualquier dolor o molestias que pudieran sentir esa mañana.

 

A modo de valoración,  hay que destacar que la participación de los niños en el aula ha sido muy numerosa, activa y participativa. Han colaborado en todas las actividades desde el primer momento hasta el último. Hemos realizado las actividades en grupos según las diferentes edades de los niños,los padres también han colaborado en la realización de las distintas actividades.

 

Por último, destacar que la experiencia ha resultado ser positiva, por encima de las expectativas planteadas cuando la profesora solicitó la participación en una jornada educativa en el centro Virgen de la Arrixaca. Es gratificante poder participar en un ambiente agradable y motivar a los niños, ofrecer a las familias la seguridad de mantener un proceso educativo continuo y poder adaptarse a un nuevo sistema de trabajo, más flexible y diferenciado.

Virginia Ruiz y Mariola Jara, maestras colaboradoras

en el programa de artes plásticas

VEO VEO… ¡UN MUSEO!

 

Despertamos hoy en un museo, rodeados de cuadros que son dibujos de niños que han pasado por el hospital; rodeados de esculturas estrambóticas que no sabemos que representan, algunas de escayola que forman parte de nuestro cuerpo…

Y cantamos y tocamos los instrumentos…no es un museo cualquiera en el que cada cosa está en su sitio, aquí hay más vida, unas cosas se convierten en otras, la música nos invade y formamos parte de ella.

Brotan las sonrisas; olvidamos que en este museo a veces nos hacen daño, no están nuestros amigos, la comida no nos gusta tanto como la de casa…olvidamos y volamos vibrando al son.

 

 Antonio Bernal, maestro de música colaborador en el programa de “Música los jueves”

 

 

 

 

 

UN VIAJE A LA SOLIDARIDAD

Existe en la Región de Murcia un importante colectivo de niños y niñas hospitalizados que requieren atención educativa. Con buen criterio, nuestra legislación establece que uno de los derechos del niño hospitalizado es el de proseguir su formación escolar durante su permanencia en el hospital. El equipo de las Aulas Hospitalarias, con sede principal  en el Hospital Virgen de la Arrixaca, cumple con ese cometido asegurando a los niños/as que sufren alguna enfermedad que su actividad escolar va a continuar. 

 Con ganas de colaborar con  el Departamento de Orientación hemos querido acercarnos a  la realidad de tantas familias que ven una ventana de esperanza en estas Aulas. Por eso, se programaron unas sesiones para los grupos de  4ºESO y PCPI en sus horas de tutoría con el fin de que todos conocieran la labor que muchos docentes y voluntarios realizan. Y así fue.

No solo conocieron la enseñanza extraordinaria de todas las materias que reciben sino también las actividades complementarias lúdico formativas  con las que se persigue que el niño adolescente las pueda utilizar como refugio, pasando las barreras de la animación a la lectura y la escritura: martes con arte, música los viernes, la caja de Pandora… 

 Se dieron cuenta que son privilegiados desde el momento que aprenden sus materias desde nuestras mesas verdes y no desde camas acompañadas de sueros, vendas y medicamentos, pero que sus mochilas tienen los mismos libros, cuadernos y rotuladores que nuestros alumnos.   

Creemos que fue tremendamente motivador para todos los que participamos en esta actividad creando un sentimiento la solidaridad y la empatía.

   .

 Os damos las gracias por eso.

  Engracia Robles, coordinadora del programa ” La caja de Pandora”

 

TOCANDO SONRISAS

 

La sesión en la sala de adaptación al medio la hemos realizado con un concurso donde los niños tenían que adivinar de qué película era la música que tocábamos. Además el profesor Hugo ha explicado todas las partes del contrabajo, un instrumento desconocido para ellos.

 También han participado en conjunto con los profesores acompañando una de las canciones con una bocina, donde según el instrumento que tocaba, debían hacerla sonar uno u otro niño.

 En el aula hemos realizado la misma actividad con dos niños y con participación del personal médico y después hemos ido a dos habitaciones donde se encontraban niños que no podían asistir al aula para realizar la misma actividad.

Un día como cualquier otro. Tengo concierto, como tantas veces a lo largo de mi vida, y estoy un poco tenso. No debería de estarlo, no hay ningún pasaje difícil, ningún momento complicado ni técnica ni musicalmente, sin embargo sigo sintiendome tenso. Encuentro a Miguel Ángel, mi pianista para hoy, y lo veo relajado, conversamos en el coche mientras llegamos. Vamos a tocar, es mi primera vez,  en una sala pre-quirofano para los niños del hospital Santa Lucía. Niños – hospital, niños – hospital, niños y hospital son dos palabras que jamás deberían ir unidas.


Se adelanta Miguel Ángel y yo espero, tenemos un plan, luego entro con el contrabajo en ristre haciendo un poco el tonto, innato en mi, preguntando si allí ensaya la filarmónica y el ambiente cambia. Veo que sus hermosos ojos  infantiles se iluminan, bromeo sobre el uniforme ( ellos llevan uno azul y a mí me han dado uno verde) y sonríen, sus madres también lo hacen. Me entran ganas de tocar, me da igual tocar más o menos afinado, con mejor o peor sonido, quiero tocar, sorprenderlos, transportarlos al mundo de la música y arrancarlos de la temprana jugarreta que la vida les ha hecho. Tocamos temas de peliculas infantiles, de series de televisión, música de video-juegos y ellos tienen que adivinar el título, lo hacen con su espíritu de niños, queriendo jugar, olvidando,  compitiendo  en un improvisado concurso donde todos serán los ganadores, entre tanto se llevan a uno de los pequeños a quirófano y lo despedimos con música y aplausos.

Después subimos a planta y hacemos de músicos ambulantes pasando por  las habitaciones con nuestras camisetas de los Simpson ( los instrumentos no son los más indicados pero no nos importa) tocamos como sea, Miguel Ángel apoya el piano eléctrico en una silla y yo tiro las partituras encima de las camas, nos reciben con cariño en la mirada, se acercan familiares a los que la música les borra de su cerebro, por unos minutos,  dónde están y rompemos con el tedio de la espera, con la monotonía del segundero y hasta con el olor aséptico que todo lo impregna.

Ha sido una mañana intensa y no estoy cansado, seguiría tocando pero, por desgracia, el ritmo de los hospitales no es el ritmo de la música. Nos vamos pensando en volver, hasta la próxima.

A veces la vida se empalaga más de lo debido y no debemos dejar que para ellos sea tan pronto

P.D. Mi agradecimiento y admiración para Juana Mari ( la maestra) y todo el personal que los mima con una sonrisa perpetua dibujada en la boca. Y para Miguel Ángel, uno de los dos tenía que estar tranquilo.

Comentario de Hugo Valero en su blog:

http://hugovaleroeldiadeloslocos.blogspot.es/

Miguel Ángel Marín y Hugo Valero, profesores de música en el Conservatorio de Cartagena,colaboradores en el programa de “Música los jueves”.